Deja de Compararte!!!

‘‘78% de los hombres dice que preferiría salir con una mujer plus-size (talla extra) segura de sí misma, que con una súper modelo llena de inseguridades’’

¿Increíble? Es totalmente cierto.

Cuando las mujeres nos reunimos, hay muchas cosas de las que hablamos: Nuestras carreras, pasiones, familias, intereses, citas y relaciones. Pero hay una cosa que puedo garantizar que aparece en casi todas las conversaciones femeninas: Nuestros cuerpos o, más específicamente, los defectos de nuestro cuerpo.
«Me siento tan gorda hoy.»
«No subas esa foto a Instagram… ¿no ves cómo se me ve la barriga?’’

Todas hemos estado allí. Es por eso que propongo estos puntos para empezar una dieta mental positiva con nuestro cuerpo, a mirarlo, abrazarlo y amarlo por lo que es: ¡El gran milagro que nos permite disfrutar esta vida! No importa si eres una talla 6 o 14, eres hermosa, ¡Eres Mujer!

Para empezar:

1. Utiliza Afirmaciones Positivas
Escribe una lista de todas las cosas que tu cuerpo hace por ti y por lo que estás agradecida. Por ejemplo, cómo te lleva de un lugar a otro cada día, cómo realizó el milagro del parto, o ese increíble poder de auto-curación que tiene.

2. Deja de compararte
Compararte con las modelos que ves en las revistas de fitness o de moda es veneno para el alma (y el cuerpo). Realiza una desintoxicación visual de revistas de mujeres, hasta que puedas ver la imagen como lo que realmente es: una producción artificial y una mala representación de las mujeres reales.

3. Olvida la dieta y ámate con comida
Muchas mujeres se encuentran atrapadas en el ciclo de las dietas, comiendo para el alivio emocional o la liberación de estrés y luego entrar en dieta o el modo de sobre-ejercicio, tratando de prevenir el aumento de peso. Toma un minuto, respira y come conscientemente. Utilizar los alimentos para nutrir tu cuerpo, mente y alma es esencial para sentirte bien en tu propia piel.

4. Diviértete y celébrate a ti misma
¡Sal y juega! Haz algo que ponga tu corazón en llamas. Hazlo, aunque tu autocrítica interior te diga un millón de razones por las que no debes hacerlo. Hazlo de todos modos y diviértete con él. Tu cuerpo no es sólo un milagro, es un parque de juegos alegre y es tu trabajo explorarlo, cuidar de él y disfrutarlo!

Por último repite en voz alta:
Este cuerpo es fuerte
Este cuerpo es mi amigo
Estamos haciendo las paces, mi cuerpo y yo.